3.000 compostadores de Alquienvas se han repartido en Galicia raíz de un programa de compostaje doméstico

La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA), empresa pública gallega a través de la cual se articulan las políticas ambientales de Galicia y de la Xunta en general, está promoviendo un programa de compostaje doméstico para que las viviendas unifamiliares que dispongan de huerto o jardín, reciclen la materia orgánica ellos mismos, evitando esta fracción en los contenedores verdes convencional.

Este programa ha supuesto la adquisición de 5.000 compostadores, 3.000 de los cuales son de la empresa catalana Alquienvas que fabrica contenedores y recipientes especializados para la recogida selectiva de todo tipo de residuos domésticos, urbanos e industriales, entre otros.

Sogama marca el protocolo de actuación en los municipios adheridos a fin de garantizar el correcto desarrollo del proyecto. Este protocolo arranca con la difusión, continúa con la selección de viviendas, la formación y entrega de los materiales y el seguimiento puerta a puerta por parte del personal del municipio.

Compostar tiene beneficios a nivel ambiental, económico y social, que van desde las reducciones del CO2, una reducción de costes de gestión y tratamiento de los residuos urbanos y la disminución de los desplazamientos de la población en los contenedores habilitados en la vía pública. El hecho de compostar permite al ayuntamiento reducir la frecuencia de recogida y por tanto el transporte de desechos hasta la planta de tratamiento, lo que se traduce en menores emisiones de CO2 y en un importante ahorro económico. Además, como que casi un 40% de la composición de los residuos está conformada por restos orgánicos, si éstos se gestionan en origen y no se depositan en los contenedores genéricos, se entregan menos residuos y disminuye en igual proporción al importe de las facturas que tiene que pagar el ayuntamiento a la compañía que lo gestiona.


Compostar como fórmula de inserción social

Se han adherido a la iniciativa 164 entidades: 103 ayuntamientos, 52 centros educativos y 9 colectivos sociales, entre los que se encuentran asociaciones culturales y vecinales, de lucha contra la drogadicción, de integración de personas con discapacidad e incluso de centros penitenciarios. Este último es el caso del centro de Monterroso (Lugo) que ha visto el compostaje como una fórmula para contribuir a la inserción social ya entienden que el interés de las personas para proteger el entorno tendrá efectos sobre una mayor sensibilidad hacia todo lo que los rodea, mejorando su comportamiento.

El centro penal dispone de varios compostadores en los que se van introduciendo las podas y restos orgánicos de los comedores que generan un compuesto. Este compuesto es un abono natural que utilizan a sus huertos ecológicos donde cultivan frutas, verduras y legumbres.

La iniciativa se ha integrado en el programa de formación de los reclusos, y también se han recibido charlas a través de Sogama de la problemática que representan a día de hoy los residuos y la forma de hacerlos más sostenibles, promoviendo no sólo la reducción sino la reutilización y reciclado de los mismos.
 

volver al listado de noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top