Barcelona hace camino hacia la autosuficiencia energética

El Ayuntamiento de Barcelona está haciendo una clara apuesta por mejorar las condiciones de vida y la satisfacción de las necesidades de los ciudadanos. Para poder alcanzar estos dos objetivos, hay que evolucionar en base a dos criterios esenciales: la mejora de la eficiencia en los usos y actividades residenciales y económicas que se desarrollan en su entorno; y hacerlo aplicando criterios de bienestar social y sostenibilidad.
 
Por este motivo, desde el Ayuntamiento se quiere impulsar una nueva regeneración de la ciudad que promueva una generación equitativa de la riqueza y un mayor respeto del medio ambiente y se trabaja para que Barcelona se convierta en una ciudad autosuficiente de barrios productivos de velocidad humana, en el conjunto de una metrópolis hiperconectada y de emisiones cero. Para ello es necesario realizar un cambio en el modelo energético actual.
Por tanto, la apuesta va en la línea de pasar de un modelo de producción energética centralizada hacia un modelo de producción energética distribuida con criterios de autosuficiencia y racionalización del consumo. Esto implica reducir la dependencia de los suministros externos de energía mediante un esfuerzo de explotar los recursos energéticos locales de carácter limpio y sostenible; y al mismo tiempo para la racionalización del consumo: reducir la energía que se consume y no se aprovecha (aumentar la eficiencia energética).
 
El objetivo esencial es que Barcelona sea una ciudad energéticamente autosuficiente.
 
De esta manera, el Ayuntamiento tiene la voluntad y la necesidad de generar el máximo de energía renovable, de origen 100% local y con la máxima contribución al modelo descentralizado. Por este motivo, la ciudad ha analizado todos los recursos renovables y residuales que tiene. En este caso, el sol es el recurso por excelencia pero también se dispone de otro recurso local que puede complementarlo, el viento.
 
Además de trabajar como administración local en la línea de hacer de Barcelona una Ciudad autosuficiente, esto es imposible de alcanzar si no se consigue la implicación absoluta de los ciudadanos. Por tanto, también se inicia otra línea de trabajo que es la de generar materiales pedagógicos para los ciudadanos que les ayuden a ser conscientes de la importancia que tienen estos recursos y que están al alcance de todos.
 
Para avanzar en este objetivo, el Ayuntamiento está trabajando en diversos ámbitos y algunas de las principales medidas son: conocer el potencial de generación de la ciudad y definir estrategias para explotar este potencial con acciones directas (planes de desarrollo) o induciendo a la actuación de terceros (conocimiento y ayudas económicas) e incentivando también el consumo eficiente.
 
La ciudad de Barcelona consume actualmente unos 17.000 GWh / año, de estos unos 370 ya se producen con energías renovables (solar y minieólica entre otros) y residuales.

 
La energía minieólica, un buen complemento a la energía solar
 
El Ayuntamiento de Barcelona ha iniciado una línea de trabajo con respecto a la utilización de un recurso natural que, complementando a la energía solar que es la que tiene más presencia en la ciudad, permitirá que Barcelona avance hacia la deseada autosuficiencia energética. Este recurso es el viento y, por este motivo, se ha desarrollado el "Plan Estratégico de la energía minieólica en Barcelona. El viento, un recurso energético para la ciudad".
 
Este plan hace un análisis de este recurso, su potencial en la ciudad de Barcelona y la determinación de sus zonas de máxima rentabilidad. Y es que la proximidad al mar y las características del clima de la ciudad favorecen la existencia de brisas marinas y terrales constantes a lo largo del día y esto nos permite disfrutar de un recurso natural más en nuestro entorno.
 
La evaluación del potencial eólico de la ciudad y la identificación de las zonas y emplazamientos de desarrollo prioritario de implantación de la energía minieólica se ha hecho partiendo de una cartografía exhaustiva del territorio así como haciendo un análisis de los datos de viento disponibles referentes a diferentes estaciones meteorológicas de la ciudad. A partir de esta información, se ha desarrollado un mapa de horas de recurso disponible a diferentes velocidades de viento en Barcelona y de la distribución del potencial de generación en la ciudad.
 
Los entornos potencialmente propicios para la ubicación de instalaciones minieólicas son:

• Front Marítimo, puertos y playas.
• Montjuïc.
• Turons.
• Collserola.
• Els parques y jardines.
• Fòrum.
• Fira de Barcelona.
• Polígons industriales de Zona Franca y Sagrera.
• Rius Llobregat y Besòs.

 
Una apuesta por el alumbrado autónomo y autosuficiente
 
Otra de las medidas que está desarrollando el Ayuntamiento de Barcelona es la instalación de alumbrado autónomo y autosuficiente en la ciudad. Así, se trabaja para que la energía que consuma el alumbrado de la ciudad se genere de manera renovable y local por el propio sistema de alumbrado.
 
El alumbrado autónomo es aquel que el báculo genera su propia electricidad mientras que el autosuficiente utiliza la electricidad generada por fondos de energías renovables que están en su entorno cercano.
 
Actualmente, hay 16 proyectos de este tipo de alumbrado en Barcelona que están en diversas fases de implantación, con una inversión en torno a los 2,5 millones de euros.

 
Recursos pedagógicos para acercar a la ciudadanía el concepto de autosuficiencia energètica
 
La autosuficiencia energética de la ciudad no es sólo posible con la apuesta de las administraciones. Es esencial la implicación de los ciudadanos. Por este motivo, desde el Ayuntamiento de Barcelona han desarrollado dos herramientas que deben permitir que los ciudadanos tengan información de los dos factores esenciales para lograr ser autosuficientes: la generación de energía que podrían hacer y el consumo energético que hacen. Estas se pueden consultar a través de www.barcelona.cat/autosuficiencia.
 
En cuanto a la generación, los ciudadanos pueden consultar cuál es el recurso energético disponible en sus cubiertas, tanto en cuanto a energía solar (térmica y fotovoltaica) como minieólica.
 
Fuente: Ayuntamiento de Barcelona 
 

 

volver al listado de noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top