El área Montesa de Esplugues de Llobregat ofrecerá 1.059 pisos de protección oficial, de los que 795 serán de alquiler

La nueva Área Residencial Estratégica (ARE) Montesa ya está definida. La Comisión de Política Territorial y Urbanismo de Cataluña dio el 30 de julio el visto bueno definitivo a la modificación del planeamiento urbanístico del sector, impulsado por el Ayuntamiento para favorecer la construcción de vivienda a precio asequible. Las ARE son figuras urbanísticas creadas por la Generalitat en 2007 para promover suelo en espacios generalmente en desuso para construir viviendas, con un peso importante para la protección oficial, así como equipamientos, comercio y espacios verdes.

En el ámbito donde se construirá la ARE Montesa, de más de 10 hectáreas, se situaba la antigua fábrica de motocicletas del mismo nombre y el antiguo campo de fútbol del Rayo Amarillo. Actualmente, separa los tejidos residenciales de Cornellà y Esplugues. En total, se prevé construir 2.105 viviendas, de las que 1.059 serán de protección oficial.

La modificación es sustancial respecto al planeamiento original, de 2009. En la propuesta inicial no se preveían viviendas de alquiler y ahora, aunque el número total de viviendas protegidas no se altera, gracias a los acuerdos entre Ayuntamiento, Generalitat y propiedad de los terrenos, el 75% de los pisos protegidos (795) serán de alquiler. El objetivo es dar respuesta a las necesidades de acceso a la vivienda, así como a las políticas sociales.

Los pisos de protección se distribuirán dentro del ámbito de la ARE, que tendrá 13 unidades de viviendas separadas, para configurar un vecindario diverso. También de optimiza la calidad de todas las viviendas modificando su situación para garantizar un buen soleamiento y una adecuada ventilación. Igualmente, se adapta el planeamiento a la legislación ambiental para introducir el concepto de edificios más eficientes energéticamente.


Paseos, zonas verdes y equipamientos

El ARE tendrá más de 26.800 m2 de zonas verdes, distribuidas en un recorrido continuo que enlazará plazas, ramblas y jardines. Estos espacios libres, además, se situarán más cerca de las plantas bajas residenciales y de los recorridos de paseo que de las calles con tráfico rodado.

Los nuevos equipamientos previstos también se redistribuyen por todo el ámbito de la ARE, para repartir la actividad que se genere.

En cuanto a la movilidad, se prevén viales de circulación local, con una nueva rotonda en la confluencia de las calles San Jorge, San Gabriel y Pompeu Fabra. El principal eje para el tráfico rodado será la continuidad de la avenida Electricidad, mientras que el paseo peatonal más relevante será la rambla del Carmen.

Las obras de urbanización podrían comenzar, según las previsiones, el primer semestre de 2020.



 

volver al listado de noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top