El Consejo Comarcal y Secomsa implica a los vecinos del Baix Camp en un proyecto pionero para que dejen de tirar dinero a la basura

El Consejo Comarcal y Secomsa piden a los vecinos del Baix Camp que dejen de tirar dinero a la basura.

La Bona Brossa es un proyecto pionero que busca el valor social de la recogida selectiva. Cuanta más recogida selectiva consiga un municipio, de más dinero dispondrá para hacer un proyecto para el conjunto del pueblo y decidido por los vecinos y vecinas.

Hace tiempo, se penaliza con cánones la basura que no se recoge selectivamente y que se vierte en vertederos controlados o se incinera. Ahora, sin embargo, y ante el impulso a la economía circular de la Unión Europea y el objetivo recogido por la Generalidad de Cataluña de alcanzar un 60 por ciento de recogida selectiva en el año 2020, aun se penalizarán más económicamente unos porcentajes bajos de recogida selectiva. Ante este reto, el Consejo Comarcal del Baix Camp y Secomsa han planteado a los ayuntamientos de la comarca un proyecto que quiere alcanzar el 60 por ciento de la recogida selectiva a partir de la movilización de los vecinos y vecinas de cada municipio. La base es dejar de tirar dinero a la basura, ya que el incremento de la recogida selectiva significará un ahorro para el pueblo y poder disponer de un dinero que cada población decidirá donde invertir. Con el nombre la Bona Brossa, la recogida selectiva con valor social, ya se ha planteado este proyecto en los municipios piloto de Vilanova d'Escornalbou, Maspujols, l'Aleixar y Riudoms. Otros municipios como las Borges del Camp, Alforja y Almoster, están iniciando los trámites para adherirse. En Vilanova d'Escornalbou, se dispondrán de 4.000 euros al llegar al 60 por ciento de la recogida selectiva.

Una treintena de vecinos y vecinas de diferentes edades han decidido que el dinero se destinará a comprar un desfibrilador para el pueblo y para realizar diversas acciones para promover una vida activa saludable. En Aleixar, los vecinos y vecinas dispondrán de 7.000 euros, y próximamente decidirán en que invertirlos, mientras en Maspujols se reunirán para iniciar los debates y decidir a que destinarán 4.300 euros. Por su parte, Riudoms ha comenzado a trabajar para poner en marcha el proyecto en septiembre, con una cifra de 25.000 euros para destinar a un proyecto para el pueblo. En cada municipio se ha creado un grupo motor, formado por vecinos y vecinas, voluntarios y voluntarias, que también se encargará de dinamizar las acciones a realizar en cada población para implicarla en el proyecto y fomentar la recogida selectiva en su municipio. El Consejo Comarcal, Secomsa y los ayuntamientos respectivos apoyan la iniciativa ciudadana y facilitarán las herramientas y materiales que sean necesarios. En este sentido, se prevé en cada municipio identificar los públicos a los que se dirigirá el mensaje de la campaña y cuál será la mejor manera de hacerlo (por ejemplo grandes productores de materia orgánica de un pueblo, etc.)
 

Renovación de contenedores

El inicio de la Buena Brossa en cada municipio coincidirá con una renovación importante de las áreas de contenedores de superficie. En la mayoría de casos disminuye el número de contenedores pero los nuevos que se pondrán serán mayores.

Concretamente, en los municipios piloto:

- En Vilanova d'Escornalbou se cambiarán 27 contenedores y se pondrán 15 completamente nuevos, con una inversión de 2.008,62 euros anuales durante 8 años, incluyendo el mantenimiento.
- Maspujols renueva los 32 contenedores actuales, con una inversión de 3.268,98 euros durante 8 años, incluyendo el mantenimiento.
- El Aleixar sacará los 50 contenedores actual y en pondrá 44 nuevos, con una inversión de 4.706,54 euros anuales durante 8 años, incluyendo el mantenimiento.
- Riudoms está en proceso de licitación, ya que sacará 90 contenedores por poner 83 nuevos.
 

La Bona Brossa, valor añadido

El Consejo Comarcal del Baix Camp, Secomsa y los ayuntamientos han apostado por el proyecto la Bona Brossa para incrementar la recogida selectiva de los residuos municipales en la comarca porque:

* Quiere que la ciudadanía pueda "tocar" los beneficios de la recogida selectiva
* Quiere dar una visión positiva de los residuos y de la recogida selectiva para el conjunto de la comunidad
* Quiere ser un proyecto transversal que implique vecinos y vecinas de todas las edades
* Parte de la base que la ciudadanía conoce perfectamente cómo hacer la recogida selectiva ya que desde 1996 que se implantó este sistema se ha explicado sucesivamente en varias campañas
* Porqué considera que el modelo de recogida no es tan determinante en el hecho de conseguir buenos porcentajes de recogida selectiva (el Baix Camp, por ejemplo, la Selva del Camp roza el 60% con un sistema de contenedores soterrados).
* Porqué incorpora los principios de la economía circular, según la cual los residuos tienen valor económico porque son materias primas.
 

Datos de la recogida selectiva actual globalmente

En 2017, la comarca del Baix Camp está en un 40,8% de recogida selectiva pero la realidad de cada municipio es muy diferente. También hay que tener en cuenta que el nivel de impropios en las diversas fracciones se demasiado elevado. Por tanto, nos encontramos en una situación que ya no se incrementa la recogida selectiva, sino que se mantiene en una línea plana, por lo que otras campañas convencionales no parecen dar mucho resultado. Y además, la recogida selectiva que se hace no es de calidad.

* Maspujols está en un 21,2 por ciento de recogida selectiva
* Vilanova d'Escornalbou está en un 36,1 por ciento de recogida selectiva
* Riudoms está en un 40,7 por ciento de recogida selectiva.
* El Aleixar está en un 22,8 por ciento de recogida selectiva

Para todos ellos el objetivo es llegar al 60 por ciento lo antes posible.
 

El coste de la gestión de los residuos

Hay que recordar que por cada tonelada de desperdicio que se lleva a vertedero se paga hoy 35,60 euros. Esta cifra se incrementó este año en aproximadamente 5 euros y cada año se incrementará en 5 euros anuales hasta 2020.
En cuanto a la incineradora el coste actualmente de tratar una tonelada de desperdicio es aproximadamente de 17,8 euros y este precio se incrementa cada año en aproximadamente 2,5 euros hasta 2020. Estos precios repercuten directamente en la tasa de la basura que paga la ciudadanía.

El objetivo de la Bona Brossa es aumentar la recogida selectiva para ahorrar en el tratamiento del rechazo y conseguir así dinero que se podrán invertir en proyectos para la pueblo, decididos por los vecinos.

 

volver al listado de noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top