El proyecto de investigación INMA y el Ayuntamiento de Sabadell trabajarán más estrechamente en el diseño de políticas municipales

Más de 70 científicos que participan en el Proyecto INMA se reunieron los días 27 y 28 de octubre en Fira Sabadell (http://bit.ly/2dGMGLF) en las Jornadas Científicas anuales, para compartir y debatir los últimos resultados científicos fruto del trabajo con las 7 cohortes de nacimiento que integran el proyecto, entre ellas la de Sabadell destaca por ser una de las más numerosas.

INMA - Infancia y Medio Ambiente es un proyecto de investigación que estudia el papel de los contaminantes ambientales en el crecimiento y desarrollo de los niños.

Reclutados en la duodécima semana de gestación, cerca de 3.900 niños y niñas de todo el estado integran las 7 cohortes de nacimiento que, durante más de 10 años, han sido objeto de estudios científicos, con más de 300 publicaciones sobre los efectos de varias exposiciones ambientales sobre la salud infantil.

La celebración en Sabadell, de las jornadas científicas se enmarcó en un contexto donde tanto el gobierno como los responsables del proyecto coincidían en encontrar ámbitos donde el resultado de las investigaciones colaboraran en el diseño de determinadas políticas municipales.

Tal y como explicó en rueda de prensa el investigador y director del proyecto, Jordi Sunyer, "nuestro deseo es que los hallazgos científicos, fruto de la investigación, sean útiles para la elaboración de políticas de Salud Pública".


Plan de Calidad del Aire

Fruto de esta voluntad, la investigadora del Instituto de Salud Global de Barcelona y miembro del Proyecto INMA, Maribel Casas, se ha incorporado como asesora externa en la Tabla del Plan de Acción Municipal para la Mejora de la Calidad de del Aire de Sabadell 2016-2020, que se está redactando con el apoyo de la Diputación de Barcelona. Su objetivo principal será reducir los niveles de los óxidos de nitrógeno (NOx) y de las partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), ya que son los parámetros que han superado y superan los niveles establecidos por la normativa Europea.

Desde el inicio de la cohorte en Sabadell en 2004 se han estado recogiendo datos de contaminación atmosférica y se han construido mapas de la ciudad por diferentes contaminantes como pueden ser el NO2 o las partículas PM10 o PM2.5. Tal y como explica Maribel Casas, "estos mapas nos han permitido estimar la concentración de estos compuestos por los participantes de la cohorte, ya que los enlazamos con su dirección postal y la de la escuela. Estos mapas también están disponibles durante la época postnatal y diferentes edades de los niños, que actualmente tienen alrededor de los 12 años. Hemos facilitado estos datos a la agencia de ecología urbana encargada de desarrollar el Plan de Calidad del Aire en Sabadell para que se pueda hacer un diagnóstico del problema de la contaminación atmosférica en la ciudad lo más precisa posible".

La calidad del medio urbano puede tener un impacto determinante en la salud infantil. Es por ello que a INMA estudian como el espacio urbano (calles, escuelas, etc.), los espacios verdes así como también el entorno social pueden afectar en la salud infantil, especialmente en la obesidad. Hay que remarcar que en Sabadell entre un 30 y 35% de niños y niñas de 7 a 9 años tienen sobrepeso. Aunque sabemos que la actividad física y la dieta juegan un papel muy importante, las intervenciones individuales centradas en cambios de comportamiento, de alimentación y de actividad física han tenido hasta ahora un éxito limitado.

Para Maribel Casas, las acciones municipales que podrían derivarse de los resultados de estos estudios tendrían una gran relevancia, "ya que los cambios en el ámbito urbanístico, como pueden ser la creación de zonas peatonales y caminos escolares, tienen un impacto muy más alto en salud pública que cambios que puedan producirse en un ámbito individual, ya que afectan a muchas más personas. Además, los resultados de la búsqueda de INMA en Sabadell se pueden beneficiar otras ciudades, especialmente aquellas con diseños urbanísticos y características poblacionales similares".


Planes de futuro

La voluntad municipal es intensificar en un futuro esta relación entre la acción municipal y el Proyecto INMA. El concejal de Salud, Ramon Vidal, considera al respecto que "este es un proyecto fundamental, en tanto que proporciona la información necesaria para tomar las decisiones más favorables para la salud de nuestros niños y niñas. En este sentido, los resultados de los estudios de INMA deben incidir en la elaboración de diversas políticas municipales, de la misma manera que ahora ya se hace en el marco del Plan de Calidad del Aire".

Este trabajo conjunto, por tanto, podría ser de gran utilidad en muchos aspectos como la mapificación de usos de los espacios públicos y de los recorridos que habitualmente hacen los niños; diseño de los espacios públicos; consejos prácticos derivados del trabajo científico a tener en cuenta en la vida cotidiana o la creación de una oficina informativa y de asesoramiento sobre medio urbano y salud.


Trece años

El Proyecto INMA nació en 2003 y está impulsado por diferentes instituciones y particularmente liderado por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) el que se ha fusionado este año con el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal). Desde entonces analiza el impacto en la salud infantil de las exposiciones ambientales con que los niños conviven diariamente, como la contaminación del aire, del agua, el tabaco, los compuestos orgánicos persistentes, los pesticidas, los contaminantes a la dieta (los metales como el mercurio en el pescado) o, incluso, determinados medicamentos.

Los casi 4.000 niños y niñas que participan en el proyecto tienen actualmente entre 9 y 18 años y están repartidos en 7 cohortes en todo el estado: Ribera de Ebro (102 niños), Menorca (492), Granada (668), Valencia (787), Asturias (485), Gipuzkoa (612) y Sabadell (741).

La investigación, gracias a la contribución desinteresada de familias y niños, ha proporcionado durante estos trece años importantes conocimientos científicos. En este último año, por ejemplo, INMA ha sacado a la luz los efectos que la contaminación del aire provoca en el desarrollo del feto, o la relación directa entre el tabaquismo pasivo durante el embarazo y un mayor riesgo de problemas respiratorios de los niños.

Infografías sobre el Proyecto INMA: http://bit.ly/2dOJgXq

 

 

volver al listado de noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top