El proyecto de rehabilitación y ampliación del Orfeó Canongí ya es una realidad

A finales de mayo se desveló la incógnita sobre la propuesta ganadora del Concurso de ideas para la Rehabilitación del edificio del Orfeó Canongí. La propuesta galardonada con el encargo de redacción del proyecto ha resultado ser obra del despacho de los arquitectos reusenses Figuerola-Gavaldà-Romera, que disponen de una dilatada carrera profesional al frente de la restauración de importantes monumentos y edificios, como la Catedral de Tarragona o el Convento de Santa Ana de Alcover.

El concurso de ideas se pensó desde la necesidad primordial de la rehabilitación del edificio del Orfeó, actualmente de propiedad municipal y catalogado como Bien Cultural de Interés Local. El edificio presenta numerosas deficiencias de carácter normativo, que hacen que no sea apto para continuar con la actividad de sala de teatro o sala de conciertos. Es por este motivo que el Ayuntamiento planteó una rehabilitación normativa, funcional y espacial, con el fin de llevarlos a los estándares actuales. Asimismo el concurso planteaba la necesidad de una futura ampliación del edificio del Orfeó en una finca adyacente destinada a equipamientos públicos por el POUM, y que recientemente el Ayuntamiento también ha adquirido. El concurso exigía una elevada solvencia técnica a los participantes, lo que propició que finalmente sólo 4 equipos de arquitectos pasaran por las diferentes fases previas de selección, hasta llegar a la fase final, donde debían presentar una propuesta gráfica, bajo lema, a fin de mantener el anonimato de la propuesta.

El jurado, formado por arquitectos de reconocido prestigio, y por un arquitecto de la familia Pujol, descendiente del arquitecto Antoni Pujol Sevil, autor del edificio del Orfeó en los años 30 del Siglo XX, deliberó que la propuesta que solucionaba mejor todas las exigencias que planteaban las bases del concurso era la propuesta con el lema "OSSA 60a". Según relata el acta del jurado en relación a esta propuesta: "... Desde una visión de respeto con el edificio histórico Ossa 60a es claramente subsidiario al volumen mayor del Orfeó. La discreción del volumen menor contrasta con la dinámica de las formas y el encuentro con el futuro edificio de la calle Marina... Ossa 60a ajusta más a los criterios de las bases con un claro respeto por los valores patrimoniales inherentes de la edificación original... "

El arquitecto Jordi Romera, fue el encargado de explicar el proyecto ante un numeroso público que lo escuchaba atentamente. La primera idea que tiró Romera fue que la rehabilitación del edificio histórico mantendría totalmente sus valores patrimoniales. "Se mantiene la esencia del Casal tradicional con su carácter ecléctico, de manera que el teatro sea reconocido como un referente de memoria histórica por los canongins. Que formalmente el casal le pase lo mínimo pero que funcionalmente llegue al máximo", dijo el arquitecto.

Sin renunciar a la autenticidad, potencia, e imagen de la fachada principal con su ámbito previo de acceso, el proyecto, según Jordi Romera, propone la estrategia de restaurarla, para no pervertir su originalidad y buscar que el acceso principal al teatro sea desde el nuevo edificio, "dando el protagonismo de la fachada principal al uso social de la casa y el Orfeón".

El nuevo edificio anexo, de madera tratada, pretende alinearse con la calle y generar una correcta transición de los edificios residenciales. Al mismo tiempo, propone una relación respetuosa con la fachada principal.

En general todo el proyecto hace un esfuerzo en mejorar funcionalmente el equipamiento y dotarlo de todo lo necesario para hacer una vida cultural y social activa.
 

volver al listado de noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top