El Radar de tramo reduce un 74% las infracciones por exceso de velocidad

El pasado 30 de octubre la concejalía de Movilidad puso en marcha en periodo de pruebas el primer radar de tramo de la ciudad, instalado en la Ronda de Dalt en el ámbito comprendido entre la plaza Karl Marx y el Nudo de la Trinidad.

El objetivo era reducir los accidentes en una vía donde cada día circulan más de 150 mil vehículos, y que en este tramo era un 25% más alto que en el resto de la Ronda en sentido Trinidad. El radar cubre una longitud de 3 kilómetros en el que la pendiente es más alta, la velocidad máxima es de 60 km / h y donde hay una alineación con el sol en el momento de salida y puesta de sol.

Finalizado el periodo de pruebas, se han analizado los datos que ha recogido el radar de tramo y se ha constatado que, a pesar de no estar funcionando de manera definitiva, ha obtenido resultados positivos.
 

Reducción de la velocidad

Desde la comunicación de inicio de la prueba, el número de vehículos que han superado la velocidad permitida en el tramo mencionado se ha reducido en un 74,5% pasando de los 3.085 vehículos semanales, antes de la comunicación, a los 785 vehículos semanales después de la comunicación.

El Ayuntamiento de Barcelona valora satisfactoriamente los resultados de esta prueba, que ha permitido un notable incremento del respeto al límite de velocidad.

Finalizado este periodo, el Gobierno Municipal considera que los conductores han podido llevar a cabo el correspondiente proceso de adaptación y por lo tanto, a partir de este lunes 1 de febrero el radar se pondrá en marcha de forma definitiva y se empezarán a sancionar aquellos conductores que superen la velocidad permitida.

Paralelamente, se retirarán los dos radares de puntos que hasta ahora estaban situados en esta misma ubicación. Asimismo el Gobierno Municipal llevará a cabo una evaluación de la evolución de la accidentalidad durante un período más largo para valorar la implantación de esta tecnología.

La entrada en funcionamiento del radar de tramo estará convenientemente señalizada y se avisará a los conductores mediante los paneles informativos.
 

Apuesta por la reducción de la accidentalidad

El Ayuntamiento de Barcelona tiene entre sus prioridades la reducción de la accidentalidad y los siniestros viales en la capital catalana y, en este sentido, trabaja de manera transversal para aplicar políticas y medidas concretas que permitan reducir los accidentes de tráfico en la ciudad. Esta problemática se aborda, por un lado, desde la concienciación y la sensibilización de la ciudadanía, y por otro, con medidas concretas que permitan incidir y disminuir las conductas de riesgo.

En Barcelona uno de los factores que más influyen como causa indirecta sobre los accidentes, y que agravan sus efectos, es el exceso de velocidad.
 

Control en todo el tramo

Los radares clásicos controlan la velocidad en un punto, pero el radar de tramo incorpora una tecnología de cámaras y lectura de matrículas que permite calcular la velocidad media a la que ha circulado un vehículo en todo el ámbito que se controla.

De esta manera el sistema identifica aquellos vehículos que superan el límite de velocidad de forma continuada.

El radar de tramo permite estudiar los movimientos y los flujos circulatorios y obtener datos para posteriores estudios en el ámbito de la movilidad. También evita el efecto frenado-acelerada que a menudo se produce ante la instalación de un punto de control de velocidad fijo.

Por otra parte, con esta tecnología el conductor tiene la posibilidad de corregir a lo largo del tramo un exceso de velocidad puntual.
 

volver al listado de noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top