Empiezan las obras que transformarán una parte del antiguo Matadero de Manresa en la FUB3

Se ha colocado la primera piedra de los nuevos espacios universitarios del campus Manresa. Estos espacios acogerán la actividad teórica y práctica de los estudios de Fisioterapia, que actualmente se desarrolla repartida entre los edificios Principal, FUB2 y la Clínica Universitaria. La obra, con un plazo de ejecución de 14 meses y un coste aproximado de 3 millones de euros, permite resolver las necesidades de espacio del campus universitario derivadas de la incorporación de los alumnos del grado en Medicina desde este curso y de la puesta en funcionamiento, a partir del próximo curso, de dos nuevos ciclos formativos de grado superior en el Campus Profesional. La actuación permitirá ganar 1.749 metros cuadrados de superficie construida y 812 más de superficie urbanizada.

El acto de colocación de la primera piedra la han presidido el alcalde de Manresa y presidente del Patronato de la Fundación Universitaria del Bages, Valentí Junyent, y el director general de la Fundación Universitaria del Bages, Valentín Martínez. También ha asistido el arquitecto responsable de la obra, Manuel Parés. Martínez ha reiterado la voluntad de la institución universitaria de seguir apostando por la zona universitaria, un modelo que ha definido de "compacto e integrado, que permite hacer una gestión eficiente de los recursos y garantizar un crecimiento sostenido". El director general de la institución agradeció a su Patronato la confianza depositada "que nos permite trabajar con autonomía", en el Ayuntamiento de Manresa que haya cedido el espacio para hacer posible este crecimiento y a la Asociación de Vecinos del Poblenou la generosidad de trasladar su sede social a otra ubicación en beneficio del crecimiento de la universidad.

Por su parte, Valentí Junyent, ha enmarcado el proyecto en la solidez de la Fundación Universitaria del Bages, "que sigue creciendo y que reafirma la vocación universitaria de Manresa". Según Junyent la obra que se inicia este mes supone continuar avanzando en la apuesta urbanística de esta zona de la ciudad como la puerta del conocimiento y da capacidad a la institución de continuar funcionando como motor económico de la ciudad.


Un proyecto que respeta la obra de Ignasi Oms


El arquitecto responsable de la obra, Manuel Parés, explicó que el proyecto se ha hecho respetando el edificio modernista proyectado por Ignasi Oms. En este sentido ha dicho que debe ser un motivo de satisfacción "disponer de obras de Ignasi Oms que permiten que un siglo y diez años después de ponerse en marcha como Matadero ahora se convierta en un espacio para uso docente". Por ello, el proyecto parte "de las necesidades y requerimientos que plantea el nuevo uso sin dañar ni afectar al entorno ni su valor patrimonial".

La obra que se llevará a cabo incluirá la rehabilitación, la restauración, la consolidación y la ampliación de la única parte de la edificación del antiguo Matadero donde aún no se ha intervenido tras la rehabilitación de la nave central, que actualmente es la sede de la Biblioteca del Campus Universitario, y la construcción del edificio llamado FUB2.

La actuación afectará tanto la nave como los pabellones anexos más pequeños que hay a ambos lados del arco de entrada al recinto y al lado de la nave mayor. El proyecto contempla un edificio de nueva construcción de dos plantas ubicado entre la nave principal y el pabellón más grande. La obra se completará con la urbanización del espacio central libre para convertirlo en un espacio de relación universitaria que pueda acoger también actividades vinculadas al campus. Todos los edificios dispondrán de un porche que comunicará los accesos a los diferentes edificios que tendrá como cubierta una parte transparente de vidrio laminado mate y una de sólida que protegerá de la radiación solar y que ya había sido planteada por el arquitecto del edificio original, Ignasi Oms, y que tenía como finalidad la circulación protegida de los trabajadores del Matadero.

La intervención en la nave principal contempla distribuir el interior en tres plantas de altura. En la planta baja se situarían la recepción, cuatro aulas, servicios sanitarios y un espacio polivalente para reuniones. El primer piso se destinará a cinco aulas y la segunda se habilitará como zona de trabajo para profesorado con un espacio abierto de tablas y tres despachos cerrados. El proyecto prevé que desde las diferentes alturas se ofrezca una visión del espacio industrial modernista.

En cuanto al edificio de nueva construcción que se hará junto dispondrá de dos aulas en la planta baja y de un gimnasio en el primer piso. En el pabellón más cercano a la nueva construcción se ubicarán los vestuarios y una zona de taquillas y de duchas. En cuanto a los otros dos pabellones más pequeños, los del lado de la puerta, uno se destinará a servicios administrativos, mientras que la función del otro aún está pendiente de definir y se desarrollaría en una fase posterior.

Actualmente, la FUB cuenta con tres edificios, todos ellos situados en la zona universitaria: el edificio principal, FUB1, sede de los servicios centrales y del aulario convencional; el edificio CU +, la Clínica Universitaria que acoge actividad asistencial y también docente teórico-práctica y de simulación clínica para los estudios de Ciencias de la Salud y Medicina, además del CISARC; y el edificio FUB2, donde se encuentran los laboratorios del CFGS de Prótesis dentales, el Lab 0-6, además de algunos servicios comunes y aulas convencionales. El edificio FUB1 fecha de 2002; la Clínica Universitaria se inauguró en 2012; y la adecuación del edificio FUB2, antigua sede del CTM, se hizo en 2015.


De Matadero a Universidad

El recinto modernista del Matadero de Manresa fue construido en 1906, a partir del proyecto del arquitecto Ignasi Oms i Ponsa, con el objetivo de sacar del centro de la ciudad la actividad vinculada al sacrificio de animales para el consumo humano. Originariamente se trataba de un complejo con tres pabellones alzados alrededor de un patio, con un portal de acceso de tres arcos. Todo el conjunto tiene una estética modernista, con muros de piedra enmarcada de ladrillo visto. Se trata de una obra civil pensada como servicio público que prioriza la funcionalidad del conjunto de la instalación. Forma parte del inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña.

 

volver al listado de noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top