Las nuevas cámaras lectoras de matrículas de Cambrils se utilizan por primera vez para aclarar un caso de hurto

La Policía Local de Cambrils utilizó las cámaras lectoras de matrículas para aclarar un caso de tentativa de hurto el pasado martes. Esta es la primera vez que se utiliza este sistema de seguridad para comprobar el acceso de un vehículo sospechoso en el municipio, desde que se instalaron las cámaras durante el mes de junio.

Las imágenes también permitieron demostrar que la furgoneta, localizada en una calle gracias a la colaboración ciudadana, había circulado sin seguro ni ITV en vigor.
La operación terminó con dos detenciones por un delito de tentativa de hurto y dos denuncias que serán cursadas al Servicio Catalán de Tráfico.

La actuación policial se inició a partir de un aviso telefónico en la Sala de Comunicaciones de la Policía Local (092) sobre dos jóvenes que habían intentado robar herramientas del interior de un vehículo de una empresa electricidad, estacionada en la calle castillo de Almansa. Los hombres se llevaron una caja de herramientas (por valor 280 euros), una máquina radial (425 euros) y un martillo eléctrico (625 euros) pero al ver al propietario las dejaron en el suelo y se fueron.

Al lugar acudieron rápidamente dos motoristas de la Policía Local, que se encontraban muy cerca. Los agentes se entrevistaron con la persona que había dado el aviso, y pasaron la descripción de los presuntos autores del hecho a todas las patrullas operativas. A partir de esta información, los agentes iniciaron la búsqueda, estableciendo puntos perimetrales para cubrir toda la zona de Vilafortuny.

A las 14:25 horas, una segunda patrulla observar dos personas estaban caminando por la calle Viena que se correspondían con la descripción facilitada por la víctima. Al ver el vehículo policial, los sospechosos comenzaron a correr y no hicieron caso de la orden de parada con señales luminosas y acústicas. Tras una persecución, los agentes interceptaron a uno de los individuos (un hombre de 30 años vecino de la Pobla de Mafumet) y lo detuvieron como presunto autor de un delito de tentativa de hurto.

Posteriormente, un testigo explicó que los autores del robo habían bajado de un Fiat Scudo azul, que pudo ser localizado en la calle Castillo de Tona con Castillo de Almansa con las llaves puestas. La furgoneta no tenía seguro ni ITV en vigor y fue retirado al depósito municipal de vehículos.

El nuevo sistema de cámaras lectoras, actualmente en modo de prueba, permitió detectar que la furgoneta había entrado en Vilafortuny 25 minutos antes de los hechos y probar que había circulado sin seguro ni ITV. Los agentes denunciaron al propietario del vehículo, vecino de Constantí, con una multa de 1.700 euros que será cursada al Servicio Catalán de Tráfico.

La segunda detención se produjo ayer miércoles, 10 de julio, cuando el antiguo propietario del vehículo requisado se presentó en la comisaría para explicar que hacía un mes que la había vendido por contrato verbal a un conocido suyo. El hombre acudió a las dependencias policiales acompañado del hijo del nuevo propietario e informó que era la persona que conducía la furgoneta el martes cuando fue captada por las cámaras de seguridad.

Los agentes motoristas de la Policía Local reconocieron al acompañante como el hombre que el martes se había escapado en la persecución, lo identificaron y pasó a ser declarado como investigado como presunto autor de una tentativa de hurto. Más tarde, se procedió a tomarle declaración ante abogado de oficio.

Las cámaras de seguridad, la colaboración ciudadana y la buena actuación de los agentes han sido primordiales para poder resolver el caso.


 

volver al listado de noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top